Pedir
hora

La historia de Elizabeth - maternidad sustituta exitosa

Hola, mi nombre es Elizabeth, y estoy escribiendo este comentario a pedido del equipo de la clínica del profesor Feskov. Me pidieron que contara mi historia, lo cual estoy haciendo.

Hola, mi nombre es Elizabeth, y estoy escribiendo este comentario a pedido del equipo de la clínica del profesor Feskov. Me pidieron que contara mi historia, lo cual estoy haciendo.

Mi esposo Steven y yo vivimos en el España. En el momento de dirijirse a la clínica Feskov yo tenía 42 años de edad, y mi marido 54. Mi marido ya tenía un hijo de su primer matrimonio, pero yo nunca he tenido hijos.

Mientras éramos más jóvenes, el trabajo siempre estaba en primer plano. Pero ha llegado el momento en que pensamos seriamente en el nacimiento de un niño. Lamentablemente resultó que esto no es tan simple.

Primero fuimos examinados en una clínica de Madrid, perdimos mucho tiempo y dinero. Como resultado, encontré problemas: una anomalía congénita del desarrollo del útero, así como una anomalía en el desarrollo del riñón. Los médicos dijeron que no podía dar a luz a un bebé, y la única solución para nosotros era la maternidad subrogada.

Steven y yo decidimos buscar un país donde sea mejor usar la maternidad subrogada. Resultó que los mejores programas de la maternidad subrogada (en el nivel de los servicios médicos y legales) se ofrecían en Ucrania y los Estados Unidos.

En primer lugar, nos pusimos en contacto con varias clínicas de maternidad subrogada en los EE. UU. Pero resultó que ahí los precios eran altísimos, que no nos podíamos permitir. Luego volvimos en nuestros pensamientos a Ucrania. Los precios allí eran bastante adecuados y dignos del nivel médico, pero no nos gunstaba que en las noticias por TV hablaban de vez en cuando sobre el conflicto armado en este país. Sin embargo, en mí trabajo había una mujer de Ucrania que recientemente se mudó con su familia al España. Ella dijo que podíamos ir con seguridad y no tener miedo.

Luego comenzamos a escoger una clínica: buscamos en Internet informaciones sobre las clínicas de maternidad subrogada más famosas de Ucrania, leíamos lo que escribían sobre ellas en los foros. Comenzamos a corresponder con aquellos que ya habían utilizado la maternidad sustituta, y varias personas nos aconsejaron que visitáramos al profesor Feskov en Járkov (una ciudad grande y muy famosa de Ucrania).

Llamamos por teléfono a la clínica por medio del Skype. Nos comunicamos a través de un intérprete. En general, la Clínica ha resuelto perfectamente el problema del lenguaje: ellos proporcionan un intérprete profesional, a pesar de que los médicos también se comunican en inglés y, a menudo, en varios idiomas.

Entonces, decidimos ir a Ucrania y queríamos pagar dinero por adelantado. Pero el gerente nos dijo que no lo hicieramos, ya que elegimos el paquete de garantía, primero debemos pasar una encuesta. Fuimos muy animados, porque en otras clínicas siempre demandaban pagos anticipados.

Muy rápidamente, se organizó un examen médico de mi marido en Madrid. Resultó que la Clínica de Feskov en toda Europa tiene socios, lo que les permite incluso llevar a cabo preparaciones para los hombres de forma remota, ¡y llevar esperma o embriones a Ucrania para un programa de maternidad subrogada! Resultó que mi marido tenía malas pruebas de esperma, aunque nadie nos lo había dicho antes. Pero en la clínica de Feskov nos aseguraron que podían ayudarnos y garantizar el resultado.

En el aeropuerto, el conductor nos encontró a nosotros y nos llevó al hotel. Antes de la consulta, no dormimos y conocimos a una pareja de España que celebró el nacimiento de su niño. Dijeron que tuvieron cuatro intentos de fertilización in vitro. Pero el equipo de la clínica Feskov no se dio por vencido y ganó. Hablamos toda la noche con ellos, ya la mañana siguiente fuimos a una consulta al profesor.

El profesor nos contó en detalle sobre nuestros problemas médicos, explicando cómo lograr resultados. A mi marido se le recetó un tratamiento andrológico adicional, y se lo presentaron inmediatamente a una enfermera que le podría hacer inyecciones en Madrid.

Después de la consulta, nosotros, junto con el abogado de la clínica, discutimos el contrato. Anteriormente, nuestro abogado en el España aconsejó prestar atención al contrato que se escribió todos los puntos importantes del programa: los riesgos asociados con el recién nacido, el alojamiento y las comidas, los servicios para los clientes después del parto. En la clínica, se nos proporcionaron cuatro variantes del contrato, de las cuales elegimos el más conveniente.

Cuando todo estuvo acordado y listo, firmamos un contrato e inmediatamente pagamos la cantidad necesaria. Estaba impaciente por comenzar. Nos entregaron medicamentos, y nos fuimos a casa a Madrid.

Muy pronto nosotros volvimos a Ucrania para estimularme.

Durante la estimulación vivimos en Járkov en el hotel Chichikov. Este es un hotel decente con un buen servicio para un hotel de 4 estrellas. El ambiente en el hotel es muy agradable, hospitalario, con muy buena cocina. La ciudad en sí es interesante, caminamos mucho y miramos la arquitectura. Pero la primera estimulación no tuvo éxito. Estábamos preocupados, pero el médico nos aconsejó no perder el ánimo y nuestro tiempo, sino pasar la estimulación de inmediato en el próximo ciclo menstrual.

Después de la estimulación repetida, se obtuvieron ocho óvulos maduros. De estos, 5 embriones de la primera calidad se obtuvieron en el tercer día. Pero al final del sexto día solo había un embrión. Luego hubo 7 días de emoción, mientras esperábamos los resultados del diagnóstico genético previo a la implantación, este es un método que nos permite identificar todas las posibles anomalías cromosómicas, así como determinar el sexo del niño. Cuando el análisis mostró que este era un niño sano, simplemente estábamos felices!

Entonces los eventos se desarrollaron muy rápido. En Skype conocimos a tres candidatas para madres sustitutas y elegimos a una de ellas, Elena.

El día de la transferencia del embrión fue designada. Fue un día muy emocionante.

Después de 14 días, Elena se hizo una prueba de embarazo, y resultó que la implantación fue exitosa. Más tarde supe por los pacientes que hacían FIV en la clínica, que la clínica tenía una técnica patentada en los Estados Unidos, que le permitía crear una ventana de implantación artificial, lo que significa que el embrión se implanta necesariamente.

Tres semanas después, el médico nos envió una foto con ultrasonido, donde se pudo ver el embrión en desarrollo.

Al principio me preocupaba qué tipo de relación tendríamos con la madre sustituta de nuestro hijo, pero nos comunicamos muy bien con Elena. Constantemente mantuvimos la comunicación en Skype, y constantemente recibimos información de la clínica sobre cómo estaba pasando su embarazo. Hubo un sentimiento de que una madre sustituta era una niñera que cuidaba al niño durante su desarrollo intrauterino. En este caso, la clínica ayuda a sentir todas las delicias del embarazo de la madre genética.

En el primero y segundo screening, nos enviaron un video elegante. Y a la semana 15 del embarazo ya no pudimos aguantar más y vinimos a Ucrania. A pesar de que no formaba parte del contrato, nos acomodaron en un hotel y se nos preparó un ultrasonido para poder comunicarnos con nuestro hijo. Fue muy agradable y emocionante. Siempre quise estar cerca, pero el trabajo y los negocios me obligaron a ir a Madrid de nuevo.

El 10 de enero llegamos a Ucrania, ya que se acercaba el momento del parto. Elena estaba en el hospital, y caminamos por la ciudad y esperamos. Y el 18 de enero a las 3 horas en punto de la madrugada nos llamaron al hospital.

Estábamos en la sala de partos junto a nuestra madre sustituta Elena y vimos cómo David apareció al mundo. Era guapo y un verdadero héroe: pesaba 3.800 g y tenía una altura de 53 cm.

Luego hubo tres días en la sala con el bebé. Primero consideramos la opción de que una madre sustituta alimente al bebé mientras estamos en Ucrania. Pero el coordinador y el abogado insistieron en que eso no fuera necesario, y justo después del nacimiento del niño, siempre estuvimos con nuestro hijo y nos probamos en nuetsro papel como padres.

Inmediatamente después del alta del hospital de maternidad, recibimos un certificado de nacimiento de nuestro hijo. El proceso pasó rápidamente y sin demora. El abogado ya preparó los documentos básicos ante el consulado con antelación, ya que todos ellos han trabajado y pensado en detalle en la clínica.

Mi recomendación a todas las parejas que desean dirigirse a las clínicas de maternidad subrogada, estipulen inmediatamente la parte legal y prescriban todo en el contrato. Tuvimos la suerte de que la clínica de Feskov tenía mucha experiencia en la realización de servicios legales para los clientes de diferentes países, por lo que de inmediato nos compensaron con el mejor contrato adecuado.

En Ucrania, el abogado de la clínica preparó los documentos necesarios traducidos al español y con todas las apostillas y certificaciones necesarias. Recibimos un certificado de nacimiento ucraniano, donde mi esposo y yo somos registrados como padres genéticos. Inmediatamente en el Consulado se nos entregó el pasaporte de ciudadano español para el niño, donde se indicó el doble apellido (de la madre sustituta y del padre genético). Según el contrato, la clínica proporcionó su socio legal en España, que tiene una vasta experiencia en el "procedimiento simplificado de adopción". Él a través de la corte privó a la madre sustituta de los derechos del niño y cambiamos el apellido del niño. Como lo vimos más tarde, resultó un procedimiento habitual, estándar. Como resultado, obtuvimos el pasaporte para el niño en el cual mi marido y yo somos indicados como el padre y la madre.

Ahora David tiene 2 años. Él está sano y nosotros somos muy felices. Estamos muy agradecidos a la clínica de la maternidad sustituta de Feskov por el hecho de que tenemos un hijo maravilloso. Y queremos recomendar a los que también planean usar maternidad subrogada: ¡póngase en contacto con Ucrania con la clínica de Feskov! A propósito, recientemente me enteré de que ahora esta clínica se llama “Feskov Human Reproduction Group”, y también abrieron una clínica en Kíev – la capital de Ucrania.


Comentarios (0)

    Fatal error: Undefined class constant 'LOG_LEVEL_ERROR' in /var/www/surrogate/data/www/maternidad-subrogada-centro.es/core/model/modx/error/moderrorhandler.class.php on line 99